Regístrate gratis¡Bienvenido a mundodvd! Regístrate ahora y accede a todos los contenidos de la web. El registro es totalmente gratuito y obtendrás muchas ventajas.
Blu-ray, DVD y cine en casa
Regístrate gratis!
Registro en mundodvd
+ Responder tema
Página 46 de 50 PrimerPrimer ... 364445464748 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1,126 al 1,150 de 1232

Tema: Fritz Lang: revisando sus películas

  1. #1126
    Senior Member Avatar de tomaszapa
    Fecha de ingreso
    10 ene, 06
    Ubicación
    Torremolinos
    Mensajes
    22,407
    Agradecido
    84425 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Un dato curioso. La National Board of Review, que fue el primer organismo "censor" de películas en Estados Unidos (antes que la MPAA), fueron también los primeros que hicieron listas del top-10 del año en películas de habla inglesa y en películas extranjeras. En la edición de 1933, incluyeron a M, de Fritz Lang, en el top-10 de las extranjeras.

  2. #1127
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Intentaré verme esta noche la versión de Losey de 1951 y de esta forma hacer un programa doble con la de Lang, aunque lógicamente la extensión del mismo será menor de la habitual... o al menos eso espero.

    El libro que la Filmoteca dedicó recientemente al director norteamericano me vendrá de perlas para recabar información sobre una película escasamente reconocida pero que en principio me parece francamente apetecible.

    Y en cuanto a la cinta de Lang ya estoy recopilando bastante información y espero echar por tierra alguna de las falsas informaciones que suelen aparecer en las críticas que la comentan.


  3. #1128
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Vista la versión de Losey. Interesante aunque ciertamente MUY inferior a la de Lang. Mañana por la noche me pondré con el programa doble, el primero en este foro y a sugerencia del incombustible mad dog earle.

    Última edición por Alcaudón; 19/10/2021 a las 17:48

  4. #1129
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Voy bien encaminado con el comentario de M (Lang) pero siendo una película tan bella y tan compleja la empresa se antoja ciertamente complicada y más cuando incluyo como "bonus track" M (Losey).


  5. #1130
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Espero que tengáis vuestros comentarios sobre M ya listos porque seguramente mañana a la mañana lo finiquite (incluido el referido a la versión de 1951 de Losey) a falta de incluir una selección muy escogida de capturas de pantalla que espero no me lleven demasiado tiempo...




  6. #1131
    Senior Member Avatar de mad dog earle
    Fecha de ingreso
    04 may, 06
    Ubicación
    Mount Whitney
    Mensajes
    10,359
    Agradecido
    45951 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    Espero que tengáis vuestros comentarios sobre M ya listos porque seguramente mañana a la mañana lo finiquite (incluido el referido a la versión de 1951 de Losey) a falta de incluir una selección muy escogida de capturas de pantalla que espero no me lleven demasiado tiempo...
    Pues no, me espero a que publiques tu comentario, y luego la miro. Como coincidirá con el fin de semana, quizá no la comente hasta el lunes o martes. Sobre la de Losey, no diré nada, porque ni la he visto ni tengo ninguna copia a mano.
    tomaszapa, cinefilototal, Alcaudón y 1 usuarios han agradecido esto.

  7. #1132
    Senior Member Avatar de tomaszapa
    Fecha de ingreso
    10 ene, 06
    Ubicación
    Torremolinos
    Mensajes
    22,407
    Agradecido
    84425 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Me encanta ese "diarios de un visionado" firmado por Alcaudón.

  8. #1133
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Hans Beckert (Peter Lorre): “¡Qué pelota tan bonita!” (subtítulos) / “Tienes una pelota muy bonita, guapa” (doblaje)



    o

    REVISANDO LA FILMOGRAFÍA DE FRITZ LANG (1890-1976) / PARTE XVII:

    16. M (1931, M, EL VAMPIRO DE DÜSSELDORF)


    M - Eine Stadt sucht einen Mörder / M – Una ciudad busca un asesino



    Director: Fritz Lang.

    Estudio: Nero-Film AG.

    Productor: Seymour Nebenzal.

    Guion: Thea von Harbou y Fritz Lang.

    Fotografía: Fritz Arno Wagner, en blanco y negro (1.19:1).

    Dirección artística: Emil Hasler y Karl Vollbrecht.

    Música: Edvard Grieg.

    Montaje: Paul Falkenberg.

    Reparto (por orden de aparición):

    Ellen Widmann (La madre de Elsie)

    Inge Landgut (Elsie Beckmann)

    Peter Lorre (Hans Beckert)

    Georg John (El vendedor de globos ciego)

    Otto Wernicke (Inspector Karl Lohmann)

    Gustaf Gründgens (“Schränker”)

    Rudolf Blümner (El abogado de Hans)

    Rodaje: 42 días / de enero a marzo de 1931

    Duración 111 minutos / 1 h 47 m 07 s. (Copia en BD editada por Divisa en 2012).

    Estreno: 11 de mayo de 1931 en el UFA-Palast am Zoo de Berlín.

    ...

    M de Mörder



    Berlín / Otoño de 1930



    Apreciaciones previas al comentario.

    Una.

    Me ha resultado harto curioso el hecho de que en la copia restaurada en 2000 no aparezcan los habituales títulos de crédito con los nombres de los distintos profesionales que intervinieron en la realización de la película, salvo el del propio director…



    … algo ciertamente extraño puesto que incluso en sus más ínfimos títulos mudos se indicaban al menos los más destacados y/o importantes…

    ¿Acaso es una forma por parte de Fritz Lang de dejar bien claro que la autoría del film le corresponde sólo y exclusivamente a él?

    Tengamos en cuenta que el director vienés siempre la consideró como su magnum opus…

    Dos.

    El título original de la película, tal y cómo aparece en el segundo de los tres intertítulos de que consta la misma es M…



    ... y no M – EINE STADT SUCHT EINEN MÖRDER, o sea, M – UNA CIUDAD BUSCA UN ASESINO, subtítulo que se añadiría más adelante en los sucesivos (re)estrenos.

    Lo que nos llevaría directamente al punto…

    Tres.

    En nuestro país la cinta se estrenó ese mismo año (curiosamente en EUA no lo hizo hasta 1933) con el título M, EL VAMPIRO DE DÜSSELDORF, debido a la extendida - pero errónea - creencia de que el protagonista de la misma estaba basado en la famoso asesino en serie Peter Kürten (1883-1931), al que se le apodó “El vampiro de Düsseldorf” o también “El monstruo de Düsseldorf”.



    Y digo lo de errónea creencia porque…

    Cuatro.

    La película de Lang no transcurre en dicha ciudad sino en Berlín, a pesar de que ello no se explicite en ningún momento de la proyección.

    Sin embargo, el director vienés va dejando pistas aquí y allí, como migas de pan en el bosque.

    Por ejemplo, el hecho de que la comisaría de policía se ubique en la famosa Alexanderplatz de la capital alemana.

    O el que la mayor parte de los figurantes hablen el dialecto característico de los berlineses.

    Y en cuanto al figura del asesino, Hans Beckert, lo cierto es que el guion de von Harbou y Lang amalgó en el personaje (extraordinariamente) encarnado por el pequeño (pero gran, gran) Peter Lorre (1904-1964) no sólo al citado Peter Kürten – sin duda el más famoso de todos ellos – sino también a otros igualmente terroríficos como Karl Denke (1860-1924), Carl Grossmann (1863-1922) o Fritz Haarmann (1879-1925).

    Seguramente la mayor proximidad en el tiempo de las “actividades” de Kürten decantó decididamente la balanza de su lado, pero como ya digo Hans Beckert NO es Peter Kürten. O al menos no lo es en sentido estricto.

    Seis.

    Otra creencia que se transmite de generación en generación de cinéfilos es el hecho de que siempre se mencione al citado Hans como un asesino de niñas exclusivamente, algo que quedaría fácilmente descartado si nos tomásemos el tiempo de leer el primero de los carteles (aquel contra el que Elsie (Inge Landgut) lanza su pelota) en el que se puede leer que también hay niños entre las víctimas. En concreto se menciona el nombre de Kurt Klawitzky...



    Siete.

    Gracias a los citados carteles callejeros, periódicos y dosieres policiales es posible acotar con notable precisión el lapso temporal en el que discurre la historia.

    De esta forma el mismo se circunscribiría al mes de noviembre y más en concreto entre el 16 (asesinato de Elsie) y el 26 (juicio sumarísimo a Hans) del mismo mes. Esta última fecha con una pequeña matización que indicaré a continuación…

    ¿Y cómo lo sabemos?

    Por la fecha del periódico donde se publica la carta de Hans…



    - Lunes, 17 de noviembre de 1930. Por tanto, el asesinato de Elsie fue el día anterior. -

    Por el periódico que el inspector Karl Lohmann (un igualmente espléndido Otto Wernicke) le birla a uno de los parroquianos del local donde efectúan la redada…



    - Domingo, 21 de noviembre de 1930. -

    Por el dosier que el inspector Groeber (Theodor Loos) le entrega a su colega, el citado Lohmann…



    - (Jueves), 25 de noviembre de 1930. -

    La pequeña matización que indicaba al principio haría referencia a que el juicio al que es sometido Hans o bien tiene lugar ese mismo día o más probablemente, dada la hora a la que se efectúa el asalto al edificio donde el asesino se ha refugiado, al día siguiente.

    Ocho…

    Pero, ¿no va siendo hora de que hablemos de la película?

    M tal vez no sea la mejor película de Fritz Lang, pero sin lugar a dudas es una de las grandes Obras Maestras de la Historia del Cine (nótese el uso de las Mayúsculas).

    Seguramente otras películas tengan un inicio mejor que M.

    Muy probablemente otras películas tengan un final mejor que M.

    Pero ninguna tiene un inicio y un final mejor que M.

    Luego hablaré de ambos...

    ... o tal vez no... *

    Aunque M se considera como la primera cinta sonora de su director en puridad deberíamos decir que es una película parcialmente sonora… o más bien parcialmente muda.

    De hecho, la proporción vendría a ser ⅔ vs. ⅓, respectivamente.

    Y es que ninguno director hasta la fecha (ni siquiera el Hitchcock de BLACKMAIL (1929, LA MUCHACHA DE LONDRES)…) había usado con tanta maestría el sonido… o la ausencia de sonido.

    - Bien es cierto que títulos seminales (y coetáneos) del cine negro como LITTLE CAESAR (1930, HAMPA DORADA), de Mervyn LeRoy, THE CRIMINAL CODE (1931), de Howard Hawks, CITY STREETS (1931, LAS CALLES DE LA CIUDAD), de Rouben Mamoulian o THE PUBLIC ENEMY (1931), de William A. Wellman. usaron el sonido de una forma ciertamente modélica, pero ninguno de una forma tan creativa como la del director de origen vienés. -

    Lang además prescinde por completo de una banda sonora – sea diegéntica o extradiegética - salvo el silbido que sale de los labios de Peter Lorre cada vez que se dispone a cometer uno de sus atroces asesinatos…



    … pero que en realidad salía de los del propio director puesto que a Lang no le convencía la forma en la que lo hacía el actor…

    … ese perfeccionismo tan langiano (y hitchcockiano…)…

    Esa melodía, perteneciente a la suite “Peer Gynt” (1876), de Edvard Grieg, en concreto al fragmento “En la gruta del rey de la montaña”, se convertirá en el leitmotiv de la película.

    - Dejaré al compañero mad dog earle, mucho más bregado que servidor en la música clásica, si dicha pieza musical tiene algún nexo de unión con la historia de la película. -

    M bien podría emparejarse con el penúltimo de los largometrajes que rodó en los EUA, MIENTRAS NUEVA YORK DUERME (1956), no sólo por la presencia de sendos asesinos en serie (aquí Peter Lorre, allí John Barrymore, Jr. (el padre de Drew Barrymore)) sino porque los mismos pierden protagonismo (salvo en el caso de Lorre y la extraordinaria secuencia del juicio en los bajos fondos) frente a las fuerzas del orden y del caos – un reduccionismo ciertamente simplista, lo admito - (aquí) o las luchas intestinas por el poder en la Kyle Corporation (allí).

    Incluso ese gesto de Hans de secarse la saliva de los labios cuando ve reflejado en el escaparate (como la Alice de THE WOMAN IN THE WINDOW (1944, LA MUJER DEL CUADRO)) la figura de la niña que podría haberse convertido en su segunda víctima tendrá su contrapartida en uno idéntico de Robert en similar situación…





    El nombre de (Sir) Alfred Hitchcock ya ha salido a colación en esta y en reseñas previas de este foro porque en mi modesto punto de vista son los dos cineastas clásicos más cercanos no sólo en cuanto al fondo sino también en cuanto a la forma.

    Aunque es cierto que el británico ya había usado la figura del asesino en serie en la canónica (THE LODGER (1927, EL ENEMIGO DE LAS RUBIAS)), también lo es el hecho de que el protagonismo no recaía en dicho personaje sino en el héroe (o falso culpable, usando más correctamente el léxico hitchcockiano) encarnado por el galán Ivor Novello.



    Esa conexión entre Lang y Hitchcock, o entre Hitchcock y Lang pues se da en ambos sentidos (en el siguiente comentario hablaré de la conexión Lang / Losey y a la inversa) se puede apreciar desde los propios títulos de las películas (MURDER! (1930, ASESINATO), del que la letra M – la que le estampa en la espalda con tiza el ciego encarnado por el habitual Georg John...



    ... – (de MÖRDER [ASESINO]) parece una derivación)) hasta el uso de los mismos actores (en este caso Peter Lorre colaborando con el británico en THE MAN WHO KNEW TOO MUCH (1934, EL HOMBRE QUE SABÍA DEMASIADO) y SECRET AGENT (1936)).



    Una de las señas de identidad dentro de la filmografía de Fritz Lang es el uso de historias circulares o mejor dicho de historias en las que el final viene a ser la imagen especular, aunque a veces distorsionada, del principio.

    De esta forma las palabras de la madre de Elsie, Ellen Wildmann (“Mientras los oigas cantar sabes al menos que están bien” (subtítulos) / “Mientras les oigamos cantar sabemos al menos que están ahí abajo” (doblaje)) antes del brutal asesinato de la primera, tendrán su perfecto reflejo en las que pronuncia al final de la película y que le servirán a Lang para cerrar con broche de oro el relato (“Esto no nos devolverá a nuestros hijos. ¡Tenemos que tener más cuidado de ellos!” (subtítulos)).





    - Incomprensiblemente ese diálogo final, absolutamente esencial para aprehender en su totalidad (si tal cosa es imposible) el sentido de la película, no se dobló en nuestro país, al menos en la copia de la que disponemos actualmente y que, por las voces, intuyo que no fue el original de 1931 sino uno posterior, posiblemente de los años ‘50.

    Por cierto, aunque en verdad no tiene nada que ver esa frase final me ha traído a la memoria otra igualmente célebre ("Watch the skies. Everywhere. Keep looking. Keep watching the skies.") de THE THING… FROM ANOTHER WORLD (1951, EL ENIGMA… ¡DE OTRO MUNDO!), de Christian Nyby (¿y Howard Hawks?). -

    Si os molestáis en leer la ficha técnica he reducido a siete el número de protagonistas de la película y los he indexado por orden de aparición (o de desaparición…).

    De esos siete, aunque como acabo de mencionar el de la madre será el que abra y cierre el relato, me gustaría destacar especialmente tres nombres puesto que sobre ellos girará toda la película.

    Usando una de esas ecuaciones que tanto me gustan la cosa quedaría tal que así:

    Inspector Karl Lohmann > Asesino Hans Beckert < Jefe de los bajos fondos “Schränker” (Gustaf Gründgens)

    De esta forma y aunque no me gusta enmendar la plana a nadie y menos a Fritz Lang (o más bien a su productor, Seymour Nebenzal o al distribuidor de turno) ese subtítulo, UNA CIUDAD BUSCA UN ASESINO, bien podría trastocarse en el más ajustado DOS CIUDADES BUSCAN UN ASESINO.

    Y es que son dos y no una las ciudades (la de arriba y la de abajo) que buscan al asesino, aunque por razones bien distintas.

    Como no me canso de repetir un título aparentemente intrascendente en la carrera de Lang como fue el díptico LAS ARAÑAS (1919/1920) nos proporciona muchas de las claves de su filmografía posterior a uno y a otro lado del Atlántico.

    Fue allí donde vimos por primera vez esa ciudad subterránea donde El Maestro, Lio Sha y sus adláteres campaban a sus anchas y que el director volvería a usar de una forma mucho más exhaustiva en EL DOCTOR MABUSE o en la propia METRÓPOLIS, aunque en este caso con una simbología completamente distinta.

    Lang establecerá un magistral paralelismo entre la búsqueda que las fuerzas del orden, capitaneadas por el peculiar inspector Karl Lohmann (personaje al que el director volverá a acudir en su siguiente obra, EL TESTAMENTO DEL DR. MABUSE (1933) y encarnado por el mismo actor)...



    ... , efectúan para capturar al asesino de niñas (y de niños…) Hans Beckert – incluyendo un apasionante segmento con los procedimientos empleados por la policía que bien podría ser un antecedente de otra secuencia igualmente modélica de la excelente THE HOUSE ON 92ND STREET (1945, LA CASA DE LA CALLE 92), de Henry Hathaway – y la que llevan a cabo por su parte las distintas ramas que forman parte de los bajos fondos berlineses bajo el mando del igualmente carismático “Schränker”, un alias que podríamos traducir como “El ebanista” (¿?)...



    - Por cierto, mera casualidad esos dos fotogramas en los que uno y otro rival parecen mirarse a los ojos... -

    Como decía, aunque las motivaciones son completamente distintas, el objetivo es el mismo, la captura del peligroso asesino que provoca el pánico entre los habitantes “de arriba” de la ciudad y el malestar entre los moradores “de abajo” de la misma pues sus actividades perjudican a todos los ámbitos en los que los bajos fondos tienen puestos sus intereses debido a las continuas redadas de la policía.



    Y a pesar de que Lang parece decantar sus simpatías por estos últimos...





    ... que la que forman las fuerzas del orden – lo cierto es que primero la identificación y luego la captura de Hans se debe tanto a unos como a otros.



    El discurso final tanto de Hans como de su abogado, aunque en las antípodas del declamado por Charles Chaplin en THE GREAT DICTATOR (1940, EL GRAN DICTADOR), es igual de contundente y sin lugar a dudas una de las secuencias mejor planificadas de la Historia del Cine.



    A Lang no le tiembla el pulso a la hora de explicitar las motivaciones de Hans para cometer sus horrendos crímenes. No toma partido ni a favor ni en contra del personaje. Incluso el abogado defensor que le adjudica “Schränker”, maravillosamente interpretado por Rudolf Blümner, intenta hacer su trabajo pese a que la sentencia ya esté dictada de antemano.



    El director le otorga no sólo a él sino incluso a Hans una dignidad que nos hace cuestionarnos nuestras más firmes convicciones.

    Como decía, no estoy seguro de si M es la mejor película de Lang, pero desde luego estará en todo lo alto del podio al final de la revisión.

    Dado que volveré a hablar de la película en el siguiente comentario abandono siquiera por unos instantes esta inmarcesible obra maestra y encaro el siguiente que, a pesar de detestar los anglicismos, bien podría ser un…

    BONUS TRACK:

    M (1951)



    Director: Joseph Losey.

    Producción: Superior Films, Inc.

    Distribución: Columbia Pictures Corp.

    Productor: Seymour Nebenzal.

    Guion: Norman Reilly Raine y Leo Katcher, basado en el libreto original de Thea von Harbou y Fritz Lang.

    Diálogos adicionales: Waldo Salt.

    Fotografía: Ernest Laszlo, en blanco y negro (1.37:1).

    Dirección artística: Martin Obzina.

    Música: Michel Michelet.

    Montaje: Edward Mann.

    Reparto: David Wayne (Martin W. Harrow), Howard Da Silva (Inspector Carney), Luther Adler (Dan Langley), Martin Gabel (Charlie Marshall), Steve Brodie (Teniente de policía Becker), Raymond Burr (Pottsy), Glenn Anders (Riggert), Karen Morley (Señora Coster), Norman Lloyd (Sutro), John Miljan (Vendedor de globos ciego) y Walter Burke (MacMahan).

    Rodaje: del 5 de junio al 7 de julio de 1950.

    Duración: 88 minutos / 1 h 28 m 17 s. (Copia en BD editada por Sidonis en 2016).

    Estreno: marzo de 1951.





    M de Murderer

    ...

    Los Angeles / Verano de 1950


    M, del pronto blacklisted (¿qué decía de los anglicismos?) Joseph Losey (1909-1984), fue el cuarto (y penúltimo) largometraje de su etapa norteamericana.

    Producido por el mismo Seymour Nebenzal que financió la primera versión, M es un remake (aunque tal circunstancia no se indique en los títulos de crédito)...



    ... que sigue en líneas generales la mítica cinta de Lang pero que, curiosamente, tiene sus mejores bazas, al menos desde mi modesto punto de vista, cuando toma rumbos divergentes.

    Si M de Lang acontecía en el otoño de 1930 en un Berlín a las puertas del nazismo, M de Losey lo hará en la soleada Los Angeles durante el verano de 1950 en plena Caza de Brujas.

    Y si la película de Lang se rodó completamente en interiores (en concreto en los estudios Staaken de Berlín) y todas las escenas transcurrían o bien de noche o bien entre tinieblas (se me olvidó mencionar en el comentario anterior la decisiva labor detrás de las cámaras del gran operador Fritz Arno Wagner), Losey por el contrario prefiere los escenarios naturales y la luz del día (igualmente destacable la labor de Ernest Laszlo, imaginero habitual de Robert Aldrich… que aquí ejercería de ayudante de dirección…).

    Es ciertamente notable ese contraste (oscuro / luminoso // noche / día) que se establece entre ambas versiones.

    Antes de hablar un poco más a fondo de la película me gustaría mencionar que M fue igualmente la tercera de las cuatro muestras de cine negro negro consecutivas que facturó Losey entre 1949 y 1951 antes de su forzada salida de los EUA.

    Dicho cuarteto lo compondrían THE LAWLESS (1950, EL FORAJIDO), THE PROWLER (1951, EL MERODEADOR), M (1951) y THE BIG NIGHT (1951).

    A falta de ver la primera EL MERODEADOR me parece de lejos la mejor. Una espléndida muestra del mejor cine negro (y social) de un cineasta cuyo nombre ya estaba marcado en rojo (nunca mejor dicho) en las listas de los cazadores de brujas impulsadas por el furibundo senador anticomunista (o más bien antiprogresista) McCarthy.

    - Si os interesa existe al menos edición en DVD de THE BIG NIGHT [“LA LARGA NOCHE”] de la mano de la (tristemente) fenecida Bang Bang Movies (BB 1041, 2012).

    Más adelante volverá a salir el nombre de esta película a colación por su relación, siquiera tangencial, con la cinta de Lang. -

    Aunque el norteamericano Joseph Losey fue uno de los blacklisted más notorios, motivo por el cual se marchó a Italia en julio de 1951 para realizar IMBARCO A MEZZANOTTE/STRANGER ON THE PROWL (1952) bajo el pseudónimo Andrea Forzano, es un hecho menos conocido que el mismísimo Fritz Lang también estuvo incluido en las Listas Negras durante seis meses en 1952.

    Y no sólo Losey sufrió la persecución de los inquisidores sino también varios nombres que aparecen en la película (el guionista Waldo Salt – al que seguramente se debe esa deriva (social) de la historia a la que antes hacía referencia -; los actores Howard Da Silva, Luther Adler y Karen Morley).

    Si en el comentario anterior mencionaba reiteradamente el nombre de Hitchcock en este volveré a hacerlo aunque en este caso fue Losey quien se “adelantó” al maestro del suspense.

    Y es que el personaje encarnado por un excelente David Wayne (1914-1995) – y al que tal vez por su papel en la espléndida ADAM’S RIB (1949, LA COSTILLA DE ADÁN) siempre he asociado más al género de la comedia – vendría a ser un borrador del mismísimo Norman Bates de PSYCHO (1960, PSICOSIS) primero porque toda su existencia se vio ferozmente controlada por su posesiva madre muerta (pese a ese amable retrato que parece decir lo contrario)...



    ... y segundo porque hay incluso un momento (fugaz) en la película en la que la voz de Martin (Wayne) se trastoca en la de su madre…



    Igualmente, la relación que mantiene el mafioso Charlie Marshall (un Martin Gabel al que debemos una única pero espléndida incursión en el mundo de la dirección como es THE LOST MOMENT (1947, VIVIENDO EL PASADO), basada en la novela corta “Los papeles de Aspern” (1888) de Henry James) con su abogado, Dan Langley (el mencionado Luther Adler), recuerda en cierta forma a la que se da en una de las mejores obras de Nicholas Ray, PARTY GIRL (1958, CHICAGO, AÑO 30), entre Lee J. Cobb y Robert Taylor, aunque sustituyendo el alcoholismo del primero por la discapacidad del segundo.



    Y si Losey hizo un remake de una película de Lang, este último utilizaría al joven John Barrymore, Jr., el protagonista de THE BIG NIGHT (ya os decía que volveríamos a hablar de esta película…) en la mencionada MIENTRAS NUEVA YORK DUERME.

    La mejor forma de enfrentarse a la versión de Losey es no haber visto antes la de Lang puesto que si no la decepción puede ser mayúscula, aunque no ha sido mi caso.

    Ciertamente es una cinta muy inferior pero como decía gracias al espléndido trabajo de un inusual David Wayne (a pesar de que su papel es muy inferior al de Peter Lorre y su discurso final mucho menos impactante aunque quizás más patético)...



    ... y a las derivas que se toma Losey el visionado merece la pena.

    Me gustaría destacar especialmente por ejemplo que en esta versión Martin queda encerrado en el edificio junto con la niña que iba a ser su siguiente víctima algo que no ocurría en la obra original pues su intento fue frustrado al ser marcado con la M de Mörder por el vendedor de globos ciego y la persecución a la que es sometido por los sicarios de “Schränker”.



    Igualmente el personaje del abogado que defiende a Martin es muy distinto al de la cinta de Lang.

    Aunque ambos hagan una (razonada y firme) defensa del asesino dejando claro que es un enfermo mental que requiere cuidados y cuyos actos no pueden ser juzgados de igual forma que si los hubiese cometido una persona “normal”, Losey desarrolla mucho más en profundidad la dependencia mutua que mantienen Marshall y Langley. El primero tolera cada vez mayor dependencia del alcohol del segundo por los profundos conocimientos que tiene de las leyes y que le ayudan a eludir la persecución (como la que sufría en aquellos momentos el propio director) por parte de las fuerzas de la ley.



    Losey además trastocará completamente el final de la película cuando Marshall dispare (y mate) a Langley al darse cuenta de que este intenta contradecir sus planes de convertir la captura del asesino (y enfermo) en un espectáculo mediático al que ha invitado incluso a la prensa.



    Por contra aunque la escena inicial, la muerte de la niña Elsie (curiosamente aquí sí se respeta el nombre original), es muy similar, se pierde esa magistral idea de Lang de conectar dicho inicio con el final de la película a través del personaje de la madre de la niña.



    No me extiendo más porque otros compañeros vendrán detrás mío.

    Si M de Fritz Lang es una obra maestra (cuasi)perfecta, M de Joseph Losey es un más que digno remake que se disfruta más si no se visiona una detrás de la otra.

    Y la semana que viene tendremos de vuelta al carismático inspector Lohmann interpretado por el orondo Otto Wernicke en la última película que el director rodó en suelo germano…



    … hasta su regreso en 1958…

    Feliz día/tarde/noche a todas las personas de buena voluntad.

    A los demás...

    ... ya sabéis...



    P.D. Lang nos regala a los hispanoparlantes una broma que sólo nosotros podríamos entender como es la escena en la que unos niños se asoman a una juguetería cuyo reclamo principal es uno llamado... "Matador"...





    Y no, no me olvidé de lo que dije aquí *...

















    Última edición por Alcaudón; 22/10/2021 a las 02:15

  9. #1134
    Senior Member Avatar de mad dog earle
    Fecha de ingreso
    04 may, 06
    Ubicación
    Mount Whitney
    Mensajes
    10,359
    Agradecido
    45951 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Me dejas con muchas ganas de ver la versión de Losey. Lástima que mi habilidad para la sea escasa, por no decir nula. A la espera de revisar la de Lang y publicar mi comentario, añado algunas observaciones:


    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    Esa melodía, perteneciente a la suite “Peer Gynt” (1876), de Edvard Grieg, en concreto al fragmento “En la gruta del rey de la montaña”, se convertirá en el leitmotiv de la película.

    - Dejaré al compañero mad dog earle, mucho más bregado que servidor en la música clásica, si dicha pieza musical tiene algún nexo de unión con la historia de la película.
    No conozco a fondo "Peer Gynt" como para pronunciarme. En origen se trata de una obra teatral de Henrik Ibsen (que ni he visto ni leído), para la que Grieg compuso la música incidental que acompañaba las representaciones (y que luego transformó en suites). Su argumento es fantasioso, con trolls, reyes y princesas, monstruos... Leo en una sinopsis que al final de la obra Peer Gynt ha de justificar los actos de su vida. Quizá en esto se pueda encontrar alguna relación con la obra de Lang.

    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    ... y la que llevan a cabo por su parte las distintas ramas que forman parte de los bajos fondos berlineses bajo el mando del igualmente carismático “Schränker”, un alias que podríamos traducir como “El ebanista” (¿?)...

    "Der Schrank" en alemán significa "armario, ropero, guardarropa", y "die Schranke" es "límite, barrera". No encuentro la palabra "der Schränker" ni siquiera en el voluminoso diccionario Duden (mejor nombre para un diccionario, imposible ), pero en el traductor de Google, tan poco de fiar en el fondo, dan una posible traducción que me parece que "si non è vera, è ben trobatta": "revientacajas".

    Por cierto, Gustaf Gründgens es el actor que sirvió de inspiración a Klaus Mann para escribir su novela "Mephisto", que István Szabó llevó a la pantalla (Mephisto, 1981) con Klaus Maria Brandauer como protagonista. Gründgens, como Hendrik Höfgen en el film, fue un actor que coqueteó con el nazismo, una peligrosa forma de arribismo social. Mann sabía de lo que hablaba, ya que Gründgens estuvo casado con su hermana, Erika Mann.




    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    Antes de hablar un poco más a fondo de la película me gustaría mencionar que M fue igualmente la tercera de las cuatro muestras de cine negro negro consecutivas que facturó Losey entre 1949 y 1951 antes de su forzada salida de los EUA.

    Dicho cuarteto lo compondrían THE LAWLESS (1950, EL FORAJIDO), THE PROWLER (1951, EL MERODEADOR), M (1951) y THE BIG NIGHT (1951).

    A falta de ver la primera EL MERODEADOR me parece de lejos la mejor.
    Estoy de acuerdo, The Prowler es una excelente película, con una gran interpretación de Van Heflin. The Big Night, en cambio, a falta de revisarla (hace muchos años que la vi), no me gustó. Pero sí recomiendo The Lawless, un notable film (que comenté en el "otro hilo" hace un tiempo), aunque no la calificaría de cine negro en sentido estricto.

    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    A falta de ver la película de Losey, y poder contextualizarlo bien, este fotograma me trae a la memoría uno de los primeros films de Kubrick, Killer's Kiss:



    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    P.D. Lang nos regala a los hispanoparlantes una broma que sólo nosotros podríamos entender como es la escena en la que unos niños se asoman a una juguetería cuyo reclamo principal es uno llamado... "Matador"...

    "Broma de Lang" que, si existió como tal, simplemente se aprovechaba de una casualidad, porque el juguete de construcción en cuestión es real, no es una invención.

    tomaszapa, cinefilototal, Alcaudón y 1 usuarios han agradecido esto.

  10. #1135
    Senior Member Avatar de tomaszapa
    Fecha de ingreso
    10 ene, 06
    Ubicación
    Torremolinos
    Mensajes
    22,407
    Agradecido
    84425 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Espléndida review de M y de su tocaya, Alcaudón. A ver si puedo ponerla esta noche en casa, que me ha entrado muchas ganas.

  11. #1136
    aprendiz Avatar de Patrick_Magee
    Fecha de ingreso
    22 oct, 21
    Mensajes
    19
    Agradecido
    49 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    M ha sido ssiempre una de mis peliculas favoritas. La vi por primea vez cuando era muy joven y todavía me sigue pareciendo una genialidad. Yo destaco especialmente un momento porque teniendo en cuenta que es hija de la época casi muda tiene algunos hallazgos a tomar en cuenta. Ese momento en el que la niña desaparece y como se usa el sonido para marcar su ausencia. Así como un globito o algo asi que recuerdo y se me quedo marcado que se lo llevaba el viento o se quedaba enganchado.

  12. #1137
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Los fotogramas que cierran la crónica son del inicio de la película.

  13. #1138
    maestro Avatar de hannaben
    Fecha de ingreso
    25 ene, 15
    Mensajes
    1,691
    Agradecido
    8923 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Sigo por aqui tengo que ponerme con Frau im Mond
    la semana que viene

    Saludos!

  14. #1139
    Senior Member Avatar de mad dog earle
    Fecha de ingreso
    04 may, 06
    Ubicación
    Mount Whitney
    Mensajes
    10,359
    Agradecido
    45951 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Por cierto, he descubierto que hay copia en YouTube de la versión de Losey, y por lo que veo con una buena calidad de imagen. La lástima es que los subtítulos son de los generados automáticamente, y suelen ser horrorosos. O sea que también la comentaré, ni que sea brevemente.
    tomaszapa, cinefilototal, Alcaudón y 1 usuarios han agradecido esto.

  15. #1140
    aprendiz Avatar de Patrick_Magee
    Fecha de ingreso
    22 oct, 21
    Mensajes
    19
    Agradecido
    49 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Yo he visto recientemente varias peliculas de Lang todas me encantaron salvo La casa del río que no me parecio a su nivel.

  16. #1141
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Al contrario que mad dog earle yo no me he visto (todavía) todas las películas de Fritz Lang y precisamente HOUSE BY THE RIVER, que no tuvo estreno comercial en nuestro país, es una de ellas.

    Por cierto, una película muy relacionada con un nuevo foro que quiero abrir pero que no encuentro el tiempo necesario para darle forma a pesar de tener ya varias entregas elaboradas.


  17. #1142
    Senior Member Avatar de cinefilototal
    Fecha de ingreso
    12 ago, 06
    Mensajes
    9,286
    Agradecido
    17109 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Cita Iniciado por Patrick_Magee Ver mensaje
    Yo he visto recientemente varias peliculas de Lang todas me encantaron salvo La casa del río que no me parecio a su nivel.
    A mi me pareció muy floja también "La casa del río", aunque la ví hace varios años, pero vamos, que no está a su nivel, es una gran verdad.
    tomaszapa, mad dog earle, Alcaudón y 1 usuarios han agradecido esto.

  18. #1143
    aprendiz Avatar de Patrick_Magee
    Fecha de ingreso
    22 oct, 21
    Mensajes
    19
    Agradecido
    49 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Muy inferior a obras maestras como La mujer del cuadro y Perversidad una delicia,

  19. #1144
    maestro Avatar de hannaben
    Fecha de ingreso
    25 ene, 15
    Mensajes
    1,691
    Agradecido
    8923 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Hola! He vuelto a Lang que voy algo atrasada




    Irregular,no está entre lo mejor del silente Lang. Para empezar el metraje es largo de morirse,empieza bien pero a medida que avanza el ritmo decae y cuando llegan es el sopor con una trama de romance melodramatico barato,el niño polizon,el mafioso de pacotilla,el pirado profesor...en fin que se queden todos allí.

    Llevate a la luna a M May o a la Nana de Renoir.

    La primera parte está bien visualmente,hay creatividad y el despegue muy bien hasta la llegada al satélite en que decae todo el interés para mí.


    Por su tecnica le doy un

    6.6/10
    Casiusco, tomaszapa, mad dog earle y 2 usuarios han agradecido esto.

  20. #1145
    Senior Member Avatar de mad dog earle
    Fecha de ingreso
    04 may, 06
    Ubicación
    Mount Whitney
    Mensajes
    10,359
    Agradecido
    45951 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Vistas ayer por la tarde tanto la de Lang (por enésima vez) como la de Losey (por primera vez, en una copia más que correcta disponible en YouTube, aunque con uno de esos delirantes subtítulados en inglés, generado automáticamente).

    Los comentarios espero tenerlos listos mañana, pero avanzo una pregunta (para "The Master"), una observación lingüística y una curiosidad.


    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje

    Duración 111 minutos / 1 h 47 m 07 s. (Copia en BD editada por Divisa en 2012).
    En los rótulos previos a la versión en BD de Divisa del film de Lang se dice que la restauración se hace sobre la copia de 111 minutos, pero el film, tal como nos llega, no pasa de los 105 (+ 2 de rótulos previos). ¿Se sabe algo de esos 6 minutos faltantes?

    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    Otra creencia que se transmite de generación en generación de cinéfilos es el hecho de que siempre se mencione al citado Hans como un asesino de niñas exclusivamente, algo que quedaría fácilmente descartado si nos tomásemos el tiempo de leer el primero de los carteles (aquel contra el que Elsie (Inge Landgut) lanza su pelota) en el que se puede leer que también hay niños entre las víctimas. En concreto se menciona el nombre de Kurt Klawitzky...

    En realidad, el cártel dice que Kurt Klawitzky y su hermana Klara están desaparecidos. Se sospecha que pueden haber sido víctimas de un criminal, como lo fueron en otoño del año anterior los hermanos Doering (si no me equivoco, que Alex me corrija, "die Geschwister" indica que puede tratarse de un niño y una niña).

    De todos modos, cuando al final del film le muestran fotos de sus víctimas solo aparecen niñas y, durante la película, también solo le vemos acercarse a niñas. Por otra parte, si hacemos caso al cartel, el asesino buscado atacó anteriormente a parejas de hermanos, los Klawitzky y los Doering.

    Eso sí, los subtítulos en castellano de la edición de Divisa siempre traduce "Kindermörder" por "asesino de niñas" ("Kinder" en alemán tanto se refiere a niños como a niñas), traducción que implica una doble decantación de género: que la persona responsable de los crímenes es un hombre (en este caso, como en alemán, ya que "asesina" sería "Mörderin") y que las víctimas son solo niñas. Hoy en día, tendríamos más dificultades "de género" para traducir la expresión... ¿o no?

    Cita Iniciado por Alcaudón Ver mensaje
    Me gustaría destacar especialmente por ejemplo que en esta versión Martin queda encerrado en el edificio junto con la niña que iba a ser su siguiente víctima algo que no ocurría en la obra original pues su intento fue frustrado al ser marcado con la M de Mörder por el vendedor de globos ciego y la persecución a la que es sometido por los sicarios de “Schränker”.
    Como no había visto nunca la película de Losey, desconocía la naturaleza de ese edificio. Cuál no ha sido mi sorpresa al ver que se trata (este detalle se te ha escapado, querido Alcaudón ), ni más ni menos, que del angelino Bradbury Building, que todo cinéfilo de pro asociará, como mínimo, a un film ya mítico: Blade Runner.





    Última edición por mad dog earle; 26/10/2021 a las 10:04
    Casiusco, tomaszapa, cinefilototal y 1 usuarios han agradecido esto.

  21. #1146
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Cuatro ojos ven más que dos, querido amigo.

    Pues sí que me sonaba el edificio, la verdad sea dicha...
    tomaszapa, mad dog earle y cinefilototal han agradecido esto.

  22. #1147
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Y en cuanto al minutaje que falta no he encontrado información al respecto.

    tomaszapa y mad dog earle han agradecido esto.

  23. #1148
    Senior Member Avatar de mad dog earle
    Fecha de ingreso
    04 may, 06
    Ubicación
    Mount Whitney
    Mensajes
    10,359
    Agradecido
    45951 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    M (1931)



    M es una película que ya de niño me impresionó de manera muy viva y perdurable. El film de Lang y El cebo (Es geschah am hellichten Tag, 1958), extraordinaria película del director húngaro Ladislao Vajda, forman un díptico sobre los infanticidas que siempre tiendo a asociar. Y eso que esos patéticos asesinos en serie de niños, que actúan debido a un trastorno de sus mentes enfermas, son descritos físicamente de manera radicalmente opuesta de un film al otro: del pequeño Peter Lorre, de extraño rostro infantil, al gigantesco, aunque no menos infantilizado, Gert Fröbe.





    Lang tuvo problemas para conseguir rodar la película. Por un lado, la UFA se negó a alquilarle un plató. Pero la cosa adquirió un tono más sospechoso cuando tampoco quisieron hacerlo los propietarios de un viejo hangar de zepelines de Staaken, en Spandau (Berlín). Cuando el director vienés insistió en querer saber el porqué de esa negativa, descubrió que el motivo se derivaba del título provisional del film: “M – Mörder unter uns”, o sea, literalmente, “M – asesino(s) entre nosotros”. Cuenta Lang, con esa tendencia a la fabulación típica de sus declaraciones respecto a su pasado en Alemania (aunque “si non è vero, è ben trovato”), que el individuo que le negaba el alquiler llevaba… ¡una insignia del NSDAP en la solapa! Todo quedó aclarado: se creían que lo de “los asesinos entre nosotros” era una velada referencia a los nazis, que empezaban ya a mostrarse en su apogeo en la capital. Finalmente, Lang pudo rodar en Staaken, con producción de Seymour Nebenzal para Nero-Film, productora de algunos de los films más brillantes de la época, varios de ellos dirigidos por G.W.Pabst, como Die Büchse der Pandora, Westfront 1918: Vier von der Infanterie, Kameradenschaft, Die Herrin von Atlantis o Die 3 Groschen-Oper, todas a caballo del final del período mudo e inicio del sonoro. La última citada, adaptación a la pantalla de la obra teatral de Bertolt Brecht, con música de Kurt Weill, guarda ciertos puntos de contacto con la película de Lang, al retratar el submundo de los bajos fondos (aunque de un artificioso Londres). No hay que olvidar que estamos en plena Gran Depresión, y la sordidez y la miseria inundan las calles, en especial de grandes ciudades como Berlín (porque en Berlín se sitúa la película de Lang, a pesar del engañoso título en castellano).

    Para el comentario, divido el film en cuatro bloques:

    1) El suceso: los primeros minutos del film son modélicos. Creo que difícilmente se puede decir más y poner de manera más intensa en situación al espectador que en la primera secuencia, fragmentada, y alargada hasta la exasperación, en que presenciamos la “desaparición” (la muerte, fuera de campo), de la niña Elsie. Primero, la premonición de la cancioncilla infantil.



    Después, cómo se va cargando la escena de tensión: la conversación de las vecinas; la salida de los niños del colegio; la madre de Elsie preparando la mesa; el reloj, que marca las 12; la niña jugando con la pelota; la aparición del asesino, del que solo oímos su voz y vemos su sombra, proyectada sobre el cartel que ofrece una recompensa por información que permita identificarlo; el globo que le compra al ciego (¡y qué globo!, terrorífico);



    el silbido de la pieza de Grieg; la preocupación creciente de la madre; el reloj que avanza, hasta más allá de la 1; la puerta que suena, pero quien llama es el cartero que le trae la novela por entregas… Y, finalmente, el momento más excepcional del film, y uno de los más brillantes de la historia del cine (que Alcaudón ha tenido la gentileza de ilustrar con las capturas adecuadas): el grito, ya desesperado, “¡Elsie, Elsie!”, que resuena en la escalera; entre la colada colgada; en la mesa vacía. Luego, como un mazazo, un balón que rueda (el que hacía botar Elsie) y un globo enredado en los cables del teléfono.

    2) La investigación: Lang ya había demostrado en films anteriores su gusto por desmenuzar las investigaciones criminales, pero en esta ocasión convierte este segmento del film casi en un procedural, aunque un tanto distorsionado,






    y lo hace además con retranca: estableciendo un paralelismo entre la forma de actuar de la policía y los poderes públicos y la del hampa. La tensión callejera se ha incrementado hasta tal punto (todo el mundo pasa a ser sospechoso; acercarse a una niña es visto como un indicio de criminalidad) que se hace imprescindible actuar de forma rápida y eficaz. También por parte del submundo de ladrones, prostitutas, traficantes, mendigos…, ya que la calle ha pasado a ser un lugar “inseguro” para ellos, debido al incremento de la vigilancia policial y de las redadas nocturnas, comandadas por el inspector Lohman (magnífico Otto Wernicke).



    Que Lang nos muestre en paralelo la reunión de las fuerzas del orden y la de los jefes de las organizaciones criminales es toda una declaración de principios de hasta qué punto la sociedad alemana del momento era insegura, hasta qué punto ley y crimen estaban hermanados. Los criminales se organizan como si de la policía se tratara, utilizando sus vigilantes callejeros: los mendigos (tema, el de la organización de los mendicantes, que nos hace pensar en la obra de Brecht antes citada). Pero el asesino, Hans Beckert, no puede evitar volver a delinquir, aunque en su desesperación envía una carta al periódico, en que reclama que lo atrapen, porque de lo contrario seguirá actuando. Así, seguiremos de nuevo a Hans en su nuevo acecho a una víctima, en su actitud depredadora (para ilustrarla, Lang recurre de forma fascinante al mundo de los aparadores, algunos de ellos de aspecto hipnótico).



    3) La caza: identificado por el vendedor ciego de globos (toda una reivindicación del sonido, justo al inicio del cine hablado, que la forma de localizar al asesino sea que un ciego reconozca su silbido), y marcado con la infamante “M” de “Mörder”, Hans se ve en la obligación de abandonar a su presa y refugiarse en el trastero de un edificio de oficinas.





    Hasta allí llegarán los criminales, dirigidos por Scrhränker (Gustaf Gründgens, vestido con uniforme para la ocasión, lo que refuerza aún más el paralelismo entre fuerzas del orden y hampones). Hans será atrapado entre los trastos, como si fuera una rata, perdiendo su condición humana para ser reducido a la de un animal.



    4) El juicio: la conclusión del film es demoledor. Serán los hampones los que, constituidos en tribunal popular, pretendan juzgar a Hans mediante un juicio que es una farsa,



    para el que se cuenta incluso con un abogado de oficio (magnífico Rudolf Blümner),



    dándole así la apariencia de legalidad y de respecto a los derechos del acusado, a pesar de lo cual está a punto de ser linchado (lo que nos avanza el momento del “linchamiento” de Spencer Tracy en Fury) … salvado en el último momento por la llegada de la policía. Durante la “vista”, el acusado dirige al público un alegato de inocencia, o de culpabilidad involuntaria, estremecedor, potenciado por la interpretación asombrosa de Lorre.



    La película, vertiginosamente, llega a su fin, y nos deja con las mismas dudas y dilemas morales que hoy en día se generan ante casos como el descrito: ¿qué hay que hacer con un infanticida, un asesino de las características de Hans Beckert? Las mismas alternativas que nos planteamos hoy en día surgen entre el público que actúa como tribunal popular: ¿es un enfermo? ¿Hay que encerrarlo en una institución? Pero, si se le deja libre, si se le considera curado, y vuelve a actuar, ¿de quién será la responsabilidad? ¿No hay que pensar en las familias de las víctimas, en las madres? Debates que todavía hoy en día se reproducen en muchas ocasiones entre la opinión pública cuando se trata de infanticidas o violadores múltiples.

    Pero, más allá del tema a debate, que no ha perdido ni un ápice de vigencia, Lang nos maravilla por cómo estructura en imágenes el film… y en sonidos, porque esta es la gran novedad: la película se mueve en un terreno intermedio entre el cine sonoro y el cine mudo, con muchos minutos sin ningún tipo de sonido de fondo, ni musical ni de ambiente. Y eso, precisamente, fuera debido a la falta de experiencia en el cine sonoro, o por expresa voluntad del director, es uno de los grandes aciertos de la película. De esa forma, la voz patética de Lorre, el grito de la madre de Elsie o el silbido del fragmento de Grieg ,“En la gruta del rey de la montaña”, se nos quedan grabados a fuego. Menos, en este caso, es más.

    Junto a la asombrosa utilización del sonido, destaca también el trabajo de cámara (fotografía de Fritz Arno Wagner), de planificación y de montaje (Paul Falkenberg), así como el diseño artístico de Karl Vollbrecht (un habitual del cine de Lang desde Dr.Mabuse) y Emil Hasler, junto a Edgar G. Ulmer, responsable del diseño de los decorados. Hay una gran variedad de planos, con un gusto muy marcado por los cenitales (algo que nos puede recordar a Hitchcock) o los picados.



    y un sorprendente plano contrapicado que parece resaltar cierta parte de la anatomía del inspector Lohman, de forma que lo convierte en un ser grotesco (un tono, el caricaturesco, muy presente en todo el film, y que nos puede hacer pensar en la obra de George Grosz).



    En definitiva, para mí una obra maestra indiscutible. Quizá es demasiado pronto para empezar a elegir cuál es nuestro film preferido de Lang. Nos falta toda su larga y fructífera etapa norteamericana, pero es bastante probable que M encabece mis preferencias cuando llegue el momento.

    Comento el film de Losey en un post aparte.
    tomaszapa, cinefilototal y Alcaudón han agradecido esto.

  24. #1149
    Senior Member Avatar de mad dog earle
    Fecha de ingreso
    04 may, 06
    Ubicación
    Mount Whitney
    Mensajes
    10,359
    Agradecido
    45951 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    M (1951), de Joseph Losey



    A pesar de que nada se dice en los títulos de crédito, el film de Losey es un claro remake del de Fritz Lang. Quizá en ello radica su debilidad: era muy difícil repetir la película del vienés trasladándola a Estados Unidos, en concreto a Los Angeles, veinte años después y no “morir en el intento”. Si Losey se hubiera centrado en el caso de un infanticida, o de un asesino en serie, sin pretender seguir, paso a paso, el film de Lang, hubiera podido destacar como un notable film dentro del género de cine negro o criminal que el director americano cultivaba por aquel entonces (mención especial para la excelente The Prowler), habitualmente con claras connotaciones sociales. En cambio, ahora palidece al lado de la obra maestra del cine alemán. Lástima que no se abriera a otras perspectivas, como sí se hizo al año siguiente en el film The Sniper, producido por Stanley Kramer y dirigido por otro famoso blacklisted (y, posteriormente, delator) Edward Dmytryk, sobre un asesino en serie, que elige a sus víctimas entre las mujeres morenas.

    Durante los títulos de crédito, en los que un titular de periódico nos advierte que se busca un infanticida, vemos cómo un hombre se aproxima de forma inquietante a diversas niñas (se mantiene la preferencia por las niñas, lo cual le da un sesgo especial a su trastorno, quizá relacionado con la presencia en la mesa de su habitación de la foto enmarcada de una mujer mayor, probablemente la madre),



    eso sí, sin distinción de color de la piel: vemos una niña blanca, de pelo moreno, una de aspecto asiático y otra negra. El asesino, Martin, interpretado con sobriedad por David Wayne (al que yo también asocio con Adam’s Rib, la comedia de Cukor con Spencer Tracy y Katharine Hepburn), sigue los mismos pasos que el personaje de Peter Lorre: se acerca a una niña que bota inocentemente una pelota, le compra un globo (casi tan horroroso como el del film de Lang) a un vendedor ciego y desaparece con ella.



    Asistimos aquí también a la inquietud de la madre y, finalmente, a sus gritos desesperados, finalizando la secuencia con la pelota rodando y el globo flotando en las alturas. Pequeños detalles diferencian este inicio del de Lang, siendo quizá el principal el que la madre no se conforma con la espera, sino que sale de casa corriendo en busca de Elsie. Parece un detalle intrascendente, pero creo que con ello el film pierde parte de la intensidad claustrofóbica y agobiante que tenía el de Lang.



    La población cada vez está más nerviosa y ve posibles infanticidas por todas partes. La policía pone en marcha su engranaje investigador, acompañado por unos anuncios televisivos que destacan y sintetizan lo que no deben hacer los padres: los cinco “Don’t” (y que quizá se inspiran en el cartel de la versión alemana, pero no he podido confirmar lo que dice la letra pequeña de cártel, además escrito en letra gótica). También en paralelo asistimos a las redadas de la policía, dirigidas por el inspector Carney (un Howard da Silva al que asocio inevitablemente con papeles de “malo”),



    y los contactos de los jefes de las bandas criminales, comandadas por Charlie Marshall (Martin Gabel, en un papel que adquiere el relieve del de Gustaf Gründgens).



    Entre los mafiosos reconocemos a Raymond Burr y a Norman Lloyd, además de a Luther Adler, encarnando al abogado Dan Langley, un personaje que será el equivalente del abogado defensor de film languiano, pero con mucha más presencia, un prestigioso jurista que ha acabado en las más completa degradación debido al alcohol. Los delincuentes ponen en marcha la operación “M for Murderer”, siendo en este caso sus “ojos” en la calle una empresa de taxis que controla Marshall.

    Como en el film de Lang, el asesino escribirá una carta a la prensa, y también experimentará una crisis en un bar, de aspecto similar al del film alemán. Una diferencia respecto a Hans es que este infanticida se apropia de los zapatos de sus víctimas, lo que dará una pista a la policía para identificarlo. Los delincuentes, por su parte, recurren al mismo sistema de identificación: marcarlo con una M y acorralarlo en un edificio de oficinas (el Bradbury Building), donde lo cazarán. Pero en este caso Martin se encuentra acompañado de la que iba a ser su nueva víctima, una niña rubia. Nuevamente, se trata de un detalle que perjudica el resultado, porque la presencia de la niña no solo no aporta nada (queda claro que estorba al asesino, pero también parece estorbar al director), sino que rebaja la sensación de aislamiento, de patética soledad, de Martin.

    El final se sitúa en un aparcamiento subterráneo, que, más que un lugar donde someter a juicio al asesino, es el escenario elegido por Marshall para presentar a Martin ante la prensa y así ganar puntos de popularidad con vistas al inminente juicio al que se ha de someter por sus actividades delictivas. Marshall pretende ganar la partida a la policía, demostrando que es más eficaz que ellos. También aquí el asesino desarrollará su alegato defensivo ante la exasperación de los hampones, que parecen dispuestos en desoír a Marshall y matarlo allí mismo. Huelga decir que, aunque Wayne está correcto, queda muy lejos de la expresividad, del patetismo, de Lorre.



    Será el abogado Langley el que, en una última muestra de dignidad, intente la defensa de Martin (aunque casi parece más bien una autodefensa). Tampoco estos cambios respecto a la versión de Lang mejoran el original, todo lo contrario. El protagonismo que toma Langley y la intención de Marshall de beneficiarse de la captura de Martin diluyen en cierto modo el dilema moral sobre el que pivotaba la resolución del film original, perdiendo intensidad.



    El resultado final es un buen film de género, donde las calles “respiran” (algo que se agradece del cine criminal norteamericano de la posguerra), bien interpretado, pero alejado de los logros de Lang. En todo caso, espero poderla ver más adelante en mejores condiciones, puesto que, aunque la imagen de la copia disponible en YouTube es buena, los subtítulos son infames.
    tomaszapa, cinefilototal y Alcaudón han agradecido esto.

  25. #1150
    Senior Member Avatar de Alcaudón
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Bilbao
    Mensajes
    11,161
    Agradecido
    52662 veces

    Predeterminado Re: Fritz Lang: revisando sus películas

    Yo la vi SIN subtítulos en inglés, aunque los tenía en francés...

    Como ya comentaba creo que la película se disfruta más si no se ve seguida de la obra maestra de Lang.
    tomaszapa, mad dog earle y cinefilototal han agradecido esto.

+ Responder tema
Página 46 de 50 PrimerPrimer ... 364445464748 ... ÚltimoÚltimo

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Powered by vBulletin® Version 4.2.1
Copyright © 2021 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
SEO by vBSEO
Image resizer by SevenSkins