Regístrate gratis¡Bienvenido a mundodvd! Regístrate ahora y accede a todos los contenidos de la web. El registro es totalmente gratuito y obtendrás muchas ventajas.
Blu-ray, DVD y cine en casa
Regístrate gratis!
+ Responder tema
Página 3 de 3 PrimerPrimer 123
Resultados 51 al 57 de 57

Tema: El viejo videoclub del barrio

  1. #51
    VMM
    VMM está desconectado
    Mal acostumbrao Avatar de VMM
    Fecha de ingreso
    02 abr, 06
    Mensajes
    3,683
    Agradecido
    2 veces

    Predeterminado Re: El viejo videoclub del barrio

    Y luego estaba la dueña del videoclub entrometiéndose y "recomendandote" películas.
    Una vez, no hace muchos años, fui al videoclub (por "aquellos tiempos" aún era vhs) y siempre me ha costado mucho decidirme por cual alquilar. Total, lo tenía ya casi claro: "La milla verde". Pues la señora que no, que esa no me iba a gustar, que pillara "De ladrón a policía"... :cabreo Yo le decía que prefería otra y ella "no, esa la vimos anoche y es muy divertida, mírala y ya verás...", yo le decía que no Y ELLA VOLVÍA A INSISTIR.
    Al final, ni alquilé una ni otra.

    P.D. Tampoco me había dado cuenta, hasta que he escrito el post, de que el hilo este es más viejo que la tos
    Última edición por VMM; 12/07/2007 a las 22:13

  2. #52
    Charles Lee Ray Avatar de ChuckyGoo
    Fecha de ingreso
    01 ene, 02
    Mensajes
    18,771
    Agradecido
    36798 veces

    Predeterminado Re: El viejo videoclub del barrio

    me he acordado de este post al ver este documental, es de un videoclub que cerró a final de 2014 y llevaba abierto desde 1985

    https://vimeo.com/115538974
    LED Philips 42" 7000series

  3. #53
    gurú Avatar de MACH 5150
    Fecha de ingreso
    08 feb, 10
    Mensajes
    7,275
    Agradecido
    3447 veces

    Predeterminado Re: El viejo videoclub del barrio

    Donde yo vivo aun resiste 1 ( venta de películas, juegos y música de segunda mano ) durisimo mantenerse con esta actividad ahora mismo.

  4. #54
    Charles Lee Ray Avatar de ChuckyGoo
    Fecha de ingreso
    01 ene, 02
    Mensajes
    18,771
    Agradecido
    36798 veces

    Predeterminado Re: El viejo videoclub del barrio

    me dado mucha nostalgia al ver esas estanterias vacías, con lo felices que han hecho con sus peliculas durante años a tantas personas.
    LED Philips 42" 7000series

  5. #55
    sabio Avatar de Chimera
    Fecha de ingreso
    08 jun, 20
    Mensajes
    3,934
    Agradecido
    4855 veces

    Predeterminado Re: El viejo videoclub del barrio

    Aquí un señor que tuvo un videoclub desde 1982 hasta 1994 cuenta sus experiencias, muy anecdóticas:

    https://www.burbuja.info/inmobiliari...untas.1753312/
    LennyNero ha agradecido esto.

  6. #56
    sabio Avatar de Chimera
    Fecha de ingreso
    08 jun, 20
    Mensajes
    3,934
    Agradecido
    4855 veces

    Predeterminado Re: El viejo videoclub del barrio

    Cita Iniciado por Henry Morrison Ver mensaje
    Este post es una especie de homenaje al videoclub de barrio de toda la vida (al mío, al tuyo, al vuestro… a cualquiera donde hayáis pasado buenos ratos). Cuando llegó el vídeo por estos contornos, el primero en abrir en mi ciudad estaba bastante lejos de casa, pero cuando compramos un vídeo, empezamos a frecuentarlo. No sé cuando tiempo pasó entre ser otro lugar al que iba con mis papis (yo tendría ocho o nueve años cuando empecé a ir) hasta que me empezó a gustar a mi… era grande, olía muy bien, estaba bien iluminado… al entrar, tenías el mostrador, y al dueño (Vicente, que de tanto tiempo que pasaba yo allí acabó llamándome “hijo”) y en unas estanterías, tenías las “novedades”. Por un hueco de puerta, pero sin puerta, tenías todas las demás pelis, con muchas estanterías, de madera y de hierro… y si, había una “misteriosa cortina” que los niños tenían prohibido traspasar… pero tampoco necesitaba traspasarla, porque en la estantería central, que ocupaba TODA una pared, estaban todas las pelis que me gustaban juntas, sin orden aparente: Gremlins, Goonies, las de Superman, las de James Bond, las de Rocky y Rambo, las de Indiana Jones y La guerra de las galaxias, las de Star Trek, King Kong, Cobra, Tras el corazón verde, Exploradores… todas juntas con otras como Alien y Aliens, que aunque no me dejaban verlas de niño, acabaron formando parte del panorama de aquella amada estantería… y en un rinconcito estaban todas las “de miedo” y a mi me gustaba colarme y echar un vistazo a las horribles carátulas, excitado, lleno de miedo y de una ligera satisfacción… aún hoy recuerdo algunas carátulas vistas de golpe en alguna furtiva visita al rincón del miedo, algunas he acabado reconociéndolas (Re-Sonator, Los payasos asesinos del espacio exterior, Critters, La cosa, La furia…) y una carátula que nunca he vuelto a ver, de un ojo azul grande, abierto, como aterrorizado, sobre el resto de la carátula negra… aunque a veces, mis padres me dejaban ver alguna peli del rincón del miedo (Psicosis, Los pájaros, cosas así) para mi, las visitas de sábado por la mañana al videoclub “Amigos” acabaron siendo algo casi religioso, íbamos los dos y alquilábamos tres o cuatro pelis para toda la familia… yo solía coger alguna de mi estantería favorita, casi siempre de aventuras, que era mi género favorito, mi padre cogía alguna para él (le gustaban pelis como Maratón Man, Brubaker, F.I.S.T., las del Padrino…) y alguna para mi hermana mayor (pelis de adolescentes, La chica de Rosa, Admiradora secreta, El club de los cinco…) y amigos, con el tiempo crecí y ya iba yo solito todos los sábados, en bici (estaba muy lejos de casa) y empecé a coger pelis “de miedo” para ver con los amigos, y pelis de acción cutre de la Cannon, Invasión USA, Yo soy la justicia, Yo, el Halcón, El guerrero americano, las de Bud Spencer… casi siempre las veíamos en casa de un amigo cuyos padres se iban al campo en fin de semana, y le dejaban solo en casa, y una noche de sábado te podías encontrar de quince a veinte chavales (y chavalas) viendo al niño vampiro arañar la ventana en Salems Lot, o a Jason haciendo pedazos a los campistas cabezones (que NO SE DEBE entrar en Cristal Lake…) y tantas otras cosas… y era yo siempre el que elegía y alquilaba las pelis siempre en el mismo videoclub, y aunque fuese una tarde teniendo claro que iba a coger la cuarta parte de Halloween, siempre echaba un vistazo a “mi” estantería, viendo que no faltase ninguna, poniendo en orden las “sagas”… y cuando cumplí catorce años y acabé el curso sin que me cayese ninguna asignatura, mi padre me dijo que ese verano tenía que trabajar, que ya no era un crío y que no me podía pasar todo el verano tirado en la calle… ¿adivináis donde trabajé aquel verano? Me iba todas las mañanas a las nueve en bici hasta el videoclub, y me sentaba allí a ver alguna peli de las nuevas que ponía Vicente, y entraba la gente yo me ponía a hablarles de las novedades, y si querían una peli más “antigua” igualmente me ponía a charlar por los codos sobre esa peli… en los ratos bajos, me paseaba entre las estanterías, leyendo la sinopsis de la parte trasera de todas las pelis para tener, por lo menos, información general sobre todas y cada una de esas pelis. Y los sábados por la mañana, pese a que Vicente no quería que trabajara fines de semana, me iba allí en bici temprano, porque todos los sábados por la mañana, los amigos y clientes habituales entraban a charlar de todo mientras se tomaban una cervecita traída del bar de enfrente, y unos panchitos… y me encantaba estar allí hasta que cerraba, a la una del mediodía, oyéndoles charlar y atendiendo a los clientes que llegaban simplemente a alquilar o preguntar por tal peli. Además de poder pasarme cinco días y medio viendo pelis y hablando de pelis, y de un pequeño sueldo (aunque hubiera trabajado allí gratis) me podía llevar pelis en alquiler por más de los dos días permitidos, y gratis (excepto las novedades más solicitadas) y cada vez que llegaban pegatinas promocionales y cosas así, Vicente solía repartirlas entre los amigos y clientes habituales… aún tengo una figura de cartón a tamaño natural de Flash, de cuando salió la peli, y un póster, un muñeco y un llavero de Chuky, Muñeco Diabólico, y pijadas así cogiendo polvo en el garaje, de aquella época.
    Pero cuando empecé el Instituto, la cosa decayó de forma bestia. Conocí a otros amigos, me dediqué a otras cosas, y cuando no estaba haciendo el ganso en alguna discoteca o algún pub, estaba estudiando como una mula para los despiadados exámenes. Yo ya no iba, y mis padres hacía tiempo que habían dejado de ir… si necesitaban alguna peli, iban al videoclub abierto a dos manzanas de casa, y si no la encontraban allí, me la pedían a mi, y yo se la llevaba, así que la cosa se limitó a ir un sábado, cada dos o tres meses (a veces, ni eso) alquilaba alguna peli (alguna novedad decente, y cuando no las había, alguna peli de las de siempre) y veía la mitad cuando llegaba a casa a las dos de la mañana y me tumbaba en el sofá, hecho polvo, y la otra mitad por la mañana, con una caja de cereales en una mano y un vaso de agua y aspirinas en la otra… de vez en cuando, íbamos al cine a ver pelis de moda de aquella época, como Desafío total, pero luego ni las alquilaba en vídeo. Sin embargo, aquel verano volví a trabajar allí, y volví a devorar pelis como un loco, poniéndome al día en lo que me había perdido, y jurándome a mi mismo que iría más a menudo… pero nada, después del verano, vuelta al instituto, y la misma historia: más juerga, más estudio, menos videoclub. Para más INRI, aquel año me eché novia, y me saqué el carné de la moto, con lo que hacíamos excursiones de fin de semana a las grandes discotecas de las grandes ciudades, y los fines de semana próximos al verano o con buen tiempo, a la playa.
    Trabajé por tercer verano consecutivo allí, pero en aquella época, la gente iba menos al videoclub, y la mayoría de los clientes habituales de mi época habían desaparecido, excepto Ernesto, que siempre iba con su perro, y un par más… y después de aquel verano, volé, sencillamente. Seguí con mi vida, y si quería pelis las compraba en El Corte Inglés, o en Continente, o en videoclubs modernos, una vez salían a la venta. Al fin y al cabo, en aquella época ya había seis videoclubs en la ciudad, incluyendo el “Amigos” (dos de esos videoclubs eran “video Bank” que solo traían novedades…
    ¿Qué por que escribo esto? Estoy de vacaciones, y hace poco que me acerqué por el “Amigos”. Dado que hace dos años me mudé a mi propio piso, en la parte nueva de la ciudad, el “Amigos” queda todavía más lejos, y no tenía motivos para pasar por allí… pero el otro día iba paseando, simplemente, y me encontré a un par de calles de allí. Hacía doce o trece años que ni me había acercado, así que supuse que estaría cerrado. Me preparé mentalmente para una gran decepción, y un gran disgusto. Y me lo llevé… aunque no fue como esperaba. El “Amigos” seguía abierto. Incluso el mismo toldo rojo seguía allí plegado y polvoriento, porque solo se usa en verano, y la misma puerta de cristal daba acceso al local. Vicente seguía siendo el dueño… pero esto es todo. Toda la estructura del local ha cambiado. Ahora entras y tienes un montón de estanterías con DVDs, el mostrador estaba donde antes estaba “la sección prohibida a los niños” que ahora está donde estaba el mostrador… el rinconcito del miedo ha desaparecido, toda esa zona estaba cambiada. La pared que separaba las pelis nuevas de las pelis viejas no existe, todo el videoclub es una sola sala… hay más ventanas… entré y estuve charlando veinte minutos con Vicente, que se alegró de verme. Le conté un poco lo que había sido mi vida. Y él me contó un poco lo que había sido la suya. Con él estaba su hijo Daniel, que tiene 17 años y va a dedicarse al negocio familiar. Después de charlar, Vicente me dijo que si quería, podía recorrer el local. Inconscientemente, me dirigí a mi amada estantería, la que ocupaba toda una pared. Ahora, la estantería no es una grande, sino dos pequeñas. En una de ellas hay DVDs… en la otra, están los supervivientes, los únicos VHS que quedan. Pensar un poco en eso antes de asentir y seguir leyendo… para cuando yo dejé de ir, pongamos, alrededor de 1993/1995 todo eran VHS. Ahora, solo la MITAD de la gran estantería tiene VHS, todas las demás contienen DVDs. Según Vicente, puso una estantería junto a la entrada, donde fue poniendo todos los VHS a la venta, a veinte duros primero, un euro después. Las vendió casi todas en unos meses, y las que sobraron se las quedó y las repartió entre la familia, amigos… la estantería que contenía las pelis VHS que quedaban ni siquiera estaba en alquiler, todas se vendían a un euro. Compré tres: El Gran azul, Juguete Mortal (con John Litgow) y la segunda parte de Kárate Kimura, todas las alquilé allí en su día. Aunque hubiera deseado llevármelas todas. Después de jurarle a Vicente que volveré a menudo y charlar con él un poco más, me largué. No sé si podré volver… es como si todos mis momentos pasados allí desfilaran delante de mi, todos dolorosamente irrecuperables. Las caras de los amigos con los que vi a Tony Montana acribillado, o a Jason o a Freddy haciendo locuras, o a Darth Vader redimiéndose, o a Paul Newman y Tom Cruise jugando al billar, todos momentos salidos del “Amigos” en cintas negras, las caras de los clientes preguntándome sobre esta o aquella peli, y yo respondiéndoles con toda seguridad, con la satisfacción de estar siendo útil y haciendo lo que más me gustaba al mismo tiempo… ¿y a quien podía contarle yo todo esto? Se lo comenté a mi novia, claro. Y le recordé a mi padre los gloriosos sábados por la mañana cuando fui a visitarle el martes. Pero… los amigos. Ninguno de mis amigos de ahora era mi amigo entonces. Todos aquellos críos tirados sobre el suelo, envueltos en mantas viendo Una pandilla alucinante o Kárate Kid han desaparecido. Hace años que ni pensaba en ellos para nada, y no sé que estarán haciendo o donde estarán. Por un momento, me entra la urgencia de ir por todos los videoclubs de España y comprar todos los VHS para que no se pierdan... pero solo por un momento. El sentido común se impone a la nostalgia, y sé que jamás haré algo parecido... así que os lo cuento a vosotros… esto solo iba a ser una reflexión personal de una página, una página y media como mucho, que guardaría en Mis Documentos y no enseñaría a nadie… pero no ha podido ser. La culpa es del “Amigos” ese glorioso local. He ido añadiendo y añadiendo, he recordado más cosas… y he pensando en ponerlo aquí. No será más que otro post nostálgico de los míos… y me pregunto si el “Amigos” no habrá ido influyendo silenciosamente en mi vida. ¿Me iría a estudiar cine a Valencia este año de no haber conocido de crío el “Amigos”? No se yo… no creo. Tampoco puedo decir que el “Amigos” sea el local de mi vida. Están también los pubs, las salas de recreativos, las tiendas de cómics… pero el “Amigos” fue el local favorito de mi infancia y primera adolescencia, eso seguro. Y escribo esto aquí porque seguro que algunos entenderéis… y sonreiréis, recordando momentos parecidos, y contaréis vuestras propias historias. Yo ya he contado la mía.
    Tienes que ser Charles!!

    Es que tu historia es clavadita a la de aquí: https://www.mundodvd.com/pequeno-pos...barrio-143891/

  7. #57
    The Final Frontier Avatar de Trek
    Fecha de ingreso
    30 abr, 06
    Mensajes
    35,616
    Agradecido
    150751 veces

    Predeterminado Re: El viejo videoclub del barrio


+ Responder tema
Página 3 de 3 PrimerPrimer 123

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Powered by vBulletin® Version 4.2.1
Copyright © 2022 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
SEO by vBSEO
Image resizer by SevenSkins